¡Liquidación Invierno! - 30% de descuento mujer y hombre del 34 al 47 y Niños del 18 al 33 ingresando el cupón QUIEROMISTADA

Nuestros Inicios

La transición de la idea a la realidad

“De Partos y Zapatos”

Luego del nacimiento de mi tercera hija cuando conocí la experiencia de Emmi Pikler, doctora húngara que luego de la Segunda Guerra Mundial, se hizo cargo de un orfanato de la Calle Loczy en Budapest. Su historia y sus tremendos conocimientos, vinieron a iluminar y poner nombre a lo que yo ya venía intuyendo desde la crianza de mi primera hija 6 años antes.

Lo primero que terminé de comprender con su experiencia en el orfanato, fue que el contacto físico y la relación corporal que tenemos los adultos con las guaguas, viene a formar parte de su experiencia emocional de esos niños. Es así que cada contacto adquiere importancia: la forma en que los mudamos, el modo en que los cargamos, el anticiparles lo que les vamos a hacer, el verbalizar. En esa relación cotidiana que se va constituyendo una parte exquisita de su psiquis.

El segundo regalo que me trajo la experiencia de Emmi Pickler, fue la certeza de que  el cuerpo tiene la sabiduría propia para lograr un desarrollo motor totalmente saludable y que ese aprendizaje es para los bebés fuente de placer y de confianza en su propio cuerpo y luego en el contacto y vínculo con los demás. Comprendí que no es necesario “enseñar” a sentarse, “enseñar” a caminar. No. Los bebés sólo necesitan las condiciones adecuadas para experimentar cada movimiento, practicarlo, lograrlo y por supuesto, festejarlo.

Con esos conocimientos fue evidente para mí, que muchas veces nuestros niños no tiene las condiciones adecuadas para su desarrollo: andadores, sillitas de entrenamiento, gimnasios con móviles que no pueden tocar y por supuesto, los zapatos. Comprendí que si bien son artículos que nos ayudan en la vida cotidiana de la crianza, no están al servicio de un desarrollo saludable de nuestros niños.

En un principio lo mío fue pura intuición. Me parecía raro que una guagua de 1 año tuviera que usar “zapatitos formadores”. Primero porque eran evidentemente incómodos, veía cómo dificultaba el gateo, el sentarse y pararse, y cómo forzaba un tipo de marcha muy poco estable. Zapatos con taco, contrafuerte, caña alta, arco de refuerzo… “zapatos formadores” que con el tiempo comencé a llamar “deformadores”.

Por ese tiempo salieron al mercado las babuchas de cuero que durante las épocas tibias fueron para mis niños la mejor alternativa. El problema era que servían hasta llegaba el invierno, luego ya no encontraba ninguna alternativa lo suficientemente flexible y caliente a la vez.

Entonces, de la mano de mi tercera hija nació el sueño de TADA. Tada de tadasana que en sánscrito es postura de la montaña. Es la postura base de yoga para las asanas de pie: estar bien parados permite la firmeza, fuerza, calma y estabilidad para que el resto del cuerpo despliegue todo su potencial.

Me acuerdo que fue un tremendo trabajo lograr el primer par de zapatos TADA pues los zapateros estaban acostumbrados a fabricar los típicos “zapatos de niños”. Se sorprendían con las especificaciones: que fuera cuadrangulares, sin taco, sin contrafuerte y antideslizante.  Que todos los materiales fueran nobles: 100% cuero, sólo caucho para la planta, nada de goma eva. Un zapato lo más parecido a nuestros pies. Vencer la fuerza de la costumbre en los fabricantes requirió de varias pruebas para lograrlo!

De eso ya son 8 años. En el camino se unió la querida Bárbara que al poco tiempo se hizo cargo de TADA. Su entusiasmo me convenció de entregar la posta para que este sueño diera muchos frutos más. Es gracias a su trabajo y perseverancia TADA es el emprendimiento que es hoy.

Ahora, cuando miro para atrás reconozco la gestación de TADA como parte de mi proceso de conocimiento de los partos y nacimientos. Así como mis intuiciones sobre crianza y zapatos encontraron respuesta en la experiencia de Emmy Pickler y luego mucha evidencia más, mis intuiciones sobre la forma en que nacemos también fueron encontrando nombres y respuestas en la experiencia científica.

Los “zapatos formadores” no me hacían sentido, así como la forma en que veía que nacían la mayoría de los niños y niñas tampoco. ¿Por qué las mujeres necesitamos ayuda para parir? ¿Por qué esa posición tan incómoda era la “adecuada”? ¿Por qué el parto no podía ser fuente de gozo? Fueron algunas de tantas preguntas que fueron encontrando respuestas en las experiencias de muchas mujeres y también en la experiencia como la del Dr. Odent y de Ina May Gaskin. Encontré respuestas a mis preguntas y nombres a mis intuiciones: la evidencia científica indica que en la gran mayoría de los casos las mujeres no necesitamos “ayuda” para parir pues nuestros cuerpos están perfectamente diseñados para hacerlo en forma saludable. Las mujeres sólo necesitamos que nuestro proceso de parto sea protegido.

La convicción que sostuvo la fundación de TADA es la misma que sostiene mi trabajo con las mujeres en búsqueda de partos más seguros y saludables.  Es la convicción de que nuestros cuerpos están perfectamente diseñados, que no hace falta “corregirlos” para que puedan caminar o “corregirlos” para que puedan parir o amamantar. Nuestros cuerpos tienen la sabiduría para funcionar en forma armónica, saludable en el corto y en el largo plazo. Y que las mujeres y los niños, los seres humanos, sólo necesitamos de protección y acompañamiento para desplegar todo nuestro potencial creador.

Después del camino andado, tengo cada vez más certeza que comprender el desarrollo físico de nuestros hijos, el funcionamiento fisiológicos de nuestros cuerpos, nos permite comprender más profundamente nuestro crecimiento como seres humanos, y que esa comprensión nos ayuda a amar cada vez más y mejor.

Julia, con los primeros Tada año 2011

Caridad Merino, Socióloga,  Doula,  Madre de 4 hijos,  Fundadora de los principios fundamentales  de TADA 2010

Pero la historia no terminó en el 2011

 

Conocí a Caridad, cuando quedé embarazada de mi primer hijo (2011) , me vinculé con los inicios de lo que es hoy la revolución de las madres ” Crianza Respetuosa” “Libre demanda” “Parto respetado” etc, dónde el derecho a parir desde lo mamífero, se abre caminos dentro de la medicina tradicional. Como buena primeriza, muchas preguntas entraron en mi ámbito de mujer busqué compañía en este camino, me encontré con Pascale Pagola, (Matrona)  conocimos a más padres en la misma sintonía que nosotros y ella me conectó con Caridad. Cuando nos conocimos, fue como estar con esas personas que sientes que conocías de antes, en un ámbito de extremo cuidado, cobijados, acompañados, contenidos, teníamos muchas preguntas y nos estaban pasando cambios como pareja. Caridad nos cuidó, nos sentimos muy cómodos con ella, fue nuestra Duola, nos conoció desde dentro, desde nuestra casa, desde nuestras emociones, desde mi útero, así, nacieron conversaciones, yo le contaba de mi emprendimiento textil Kukunst y ella me contó que había hecho unos zapatos para su hija Julia, que había hecho incluso una producción, pero que se había ido ara atrás porque los regalaba y se había cansado porque sentía que no le había dado resultados. Yo le dije, que me encantaba vender cosas y que me trajera los zapatos que tenía para recuperar algo de la inversión. Así fue, como empezamos a llevar los zapatos en canastas a la Eco Feria de la reina donde vendíamos nuestras prendas y poco a poco, tomando contacto con los futuros clientes, me di cuenta que efectivamente, no habían zapatos del tipo Tada, que el concepto era real, que el producto era democrático, que había que hacer ajustes técnicos, pero que su base, fundación y filosofía, me hacía sentido por completo.

Así pasaron casi dos años, donde vendí la producción que Caridad había sacado pero sentía que no tenía autonomía sobre Tada, conversamos en muchas ocasiones y siempre terminábamos hablando de los niños, la lactancia, el matrimonio, el significado de tantas cosas que tocan la puerta cuando uno es mamá y llegó un día en que le dije a Caridad que quería sacar adelante Tada, mi idea era con ella, pero Caridad ni quiso ya que sus prioridades eran primer su marido, segundo sus hijos, tercero ser Doula y cuarto Tada, yo media desinflada le dije de muy visceral que no podíamos trabajar así, donde la cuarta prioridad era Tada… me dijo: Bárbara no tengo tu fuerza, hazme una propuesta!  estoy segura que lo vas a hacer bien! Ayayay! Qué difíciles días fueron esos días, ya que ni yo sabía muy bien el terreno que estaba pisando y más encima con el crío a cuestas, pero algo me decía que si, así que tomos el riesgo, le di mi propuesta, ésta fue aceptada por Caridad y desde ese día, ampliamos el giro, se registró la marca, se compró todo con factura, etc etc etc! se dio inicio a hacer esta idea realidad, donde se plantearon metas que resolver y avanzar. Me hacía cargo de Tada, de cuidar sus principios, de alimentarlo, darle cariño, amor, cuidar su fuego, para mi, un hijo más, hoy mi hijo que sale casi del colegio.

A mi me sorprende esto, porque encuentro increíble que alguien pueda gestar y otro lo pueda continuar, hijo mío, tan mío como de Caridad, me llena de alegría cada vez que me escribe para felicitarme, cuando le veo sus ojos brillar de alegría genuina de que Tada está en el camino correcto.

 

Primer Video de Tada, 3 años más tarde, ya embarazada de mi segundo hijo (2014)

Cámara edición y música por Alex Waghorn

Video de nuestra antigua Marca, marca que acogió a Tada, desde acá se inició Tada formalmente

Kukunst vivió hasta el 2012

Música: Raúl Cueto

Video: Edward Rocha

El nombre Kukunst, es un juego de palabras entre cucú y kunst que en alemán significa arte. El logo y la etiqueta se enmarca en la figura de una estampilla con dos pájaros cucú. Estos pajaritos están en extinción y en homenaje a éstos se consolidó esta imagen.

Kukunst es una marca textil “hibrida”; una moda de transición, usando materiales nobles como también orgánicos. Kukunst es una invitación a la transformación, identificar lo natural, a tomar valor a las prendas por su proceso. Valorar el proceso antes de lo meramente estético.

KUKUNST, da el paso, atreverse a cambiar el hábito de comprar sin mirar más allá, a cambiar la forma en que elegimos lo que usamos, a cambiar por lo saludable en todo aspecto; acá lo que está en jaque es la decisión de apoyar o no el mercado abusivo. Cuando a uno le entra esto en la conciencia y está en sintonía, compra a conciencia, compra menos, pero vive mejor y con la conciencia tranquila!

Modelo oficial Kukunst, Danae Barla

Con mucho cariño

Bárbara Cantó Caballero, Directora Creativa de Tada

Hecho a mano y Hecho en Chile
100% Cuero y Caucho natural
Extremadamente Cómodos
Despacho a
todo Chile
Compra online fácil y segura
Garantía, cambios y devoluciones