Entrevista a Pol del Sur

marzo 22, 2019

Pol del Sur o Pablo Infante es un músico y productor que desde el 2004 ha estado presente en la escena electrónica. El sábado 30 de marzo se presentará en Lollapalooza 2019 y acá nos cuenta de su proyecto, su inspiración y como se relaciona con Tada:

Cuéntanos un poco acerca de Pol del Sur como proyecto musical.
Este proyecto es una plataforma que utilizo para plasmar y utilizar muchas herramientas que hoy en día están obsoletas en la producción musical. Yo trabajo para (y vivo de) la música, produciendo discos, grabando artistas, mezclando y masterizando canciones, música incidental, etc. Me toca involucrarme de lleno en proyectos que vienen de otras personas y cada vez que termino un proceso saco conclusiones: qué rescato y qué prefiero dejar de lado. En ese contexto, la inmediatez, la excesiva oferta de herramientas y la dispersión vienen a ser elementos que trato de desechar y dejar de lado a la hora de producir mi proyecto personal que es
Pol del Sur, intentado generar todo lo contrario: algo bello, muy simple, directo y sin grandilocuencia musical. A mi parecer, eso escasea hoy en día y el sentido primario de la música, de las máquinas o instrumentos para generarla, van perdiendo sustancia relegándose a un segundo o tercer lugar después de
la imagen, el exitismo. A la larga creo que eso lo vamos a lamentar como cultura en años (quizá siglos) más.

¿O sea que Pol del Sur rescata algo que se está perdiendo u olvidando?
Creo que sí. Siento una urgencia por decir “STOP!” y parar por un rato la velocidad con la que evolucionan los mercados, incluyendo el musical. Sin ser fatalista ni paranoico, atendiendo de forma lo más objetiva posible nuestra actualidad, creo que estamos arriba de una bicicleta cuyos pedales se mueven más rápido que nuestros pies. En otras palabras, este ritmo de producción –material y digital–, el cuál nos propone un espejismo tipo “siempre se puede ir por más” nos va a pasar la cuenta. Llevado a la música, creo que debido al exceso de información chatarra y a las ilusiones de fama, se produce más
cálculo que arte; más relleno que urgencia por decir o transmitir algo; más créditos que obras. Hay mucho miedo a que no te pesquen. Ya no hay tiempo ni para escuchar un disco de 10 temas. La música se está viendo totalmente amenazada por su difusión, donde ésta prevalece por sobre la obra cuando debería ser al revés o al menos estar en equilibrio. Si la forma simple de actuar del artista, (léase levantarse y tener una idea clara que producir y/o transmitir sin tantas interferencias) es lo que se está olvidando, entonces sí, voy al rescate personal de eso. A la larga, estoy seguro que esa actitud logra obras que trascienden más.

¿Qué tipo de música creas como Pol del Sur?
Música electrónica de cierta tradición europea. Me inspiran las secuencias y melodías que se utilizaban en los años 70, sobretodo en Alemania (pero que después se desplegaron por todo el mundo). Me atrae la idea que tuvieron, la cual consistía en hacer música según las máquinas que tenían disponibles.
Es un tipo de música que suena a máquinas bastante acotadas en sus posibilidades. Secuenciadores de 16 pasos, sintetizadores monofónicos, a veces guitarras. La maquinaría es simple, el input creativo es el complejo. Eso me parece una buena combinación.

¿Y cómo lo haces para difundir tu concepto y música en estos días?
Uso los medios regulares: RRSS, Spotify, mi sello (Pirotecnia), prensa, etc. Da la sensación que uno se pisa la cola al querer detener el ritmo desenfrenado de los mercados y al mismo tiempo usar sus herramientas, pero lo cierto es que el arte siempre ha cumplido la misma función: ser el invitado molestoso en la fiesta. El arte en primer lugar tiene como utilidad inmiscuirse en el contexto del cual quiere hablar,incluso para destrozarlo. En concreto, difundir hoy en día mis procesos creativos, mi música, mis elecciones y prioridades artísticas (siempre sin traspasar al plano íntimo) es una forma de aportar, de frenar en algún sentido, de pasar un mensaje. Por ejemplo, si TADA no publicara acerca de cómo se hacen sus productos, de qué están hechos, pocas personas entenderían que vale la pena calzarse un buen zapato versus uno chino de plástico, por varias razones (económicas y de salud).

¿Relacionas a TADA con lo que has dicho más arriba?
Bastante. Desde un principio me llamó la atención la factura de los zapatos, de lo abiertamente unisex que son, de la calidad del material también. Desde un punto de vista más médico, la doctora de mi hijo me recomendó usar Tada para cuando él comenzara a caminar. Si leo esas coordenadas, entiendo que esta empresa tiene como fin acoger al pie humano y, por lo mismo, crear un oasis de salud y de bienestar dentro del panorama de las fábricas de zapatos, la cual según leí hace muy poco está en vías de extinción por lo avasallador que es el mercado chino. Me gusta que Tada sea un excepción a la regla, que use materiales de alta calidad y que nos plantee prioridades: quizá malgastar menos dinero en carrete y excesos y comprarse algo que te va a durar un largo rato, que sienta bien, que queda (hablando de la trascendencia de lo que uno produce).

En la práctica, ¿cómo y cuándo usas tus Tada?
El modelo Saga lo uso exclusivamente para tocar. Los cuido. Son una herramienta esencial para poder tocar cómodo, para estar parado más de dos horas seguidas concentrado; para montar y desmontar. Son como un instrumento más.

¿Dónde podemos escuchar Pol del Sur?
thisispirotecnia.com/inspiration/poldelsur
spotify.com
youtube.com
instagram.com/poldelsuur

Modelo Saga en www.tada.cl

Consultas vía whatsapp