Zapatero por un día

octubre 5, 2018

El día jueves 4 de octubre, el taller de Tada tuvo el agrado de recibir a 13 alumnos de 3ero básico clase Aromo del colegio Waldorf Alexander, para participar en la primera versión del taller “Zapatero por un día”, donde tuvieron la oportunidad de confeccionar su propia zapatilla de cuero para euritmia de manera 100% artesanal.
Los niños llegaron a nuestro taller a las 9 de la mañana, con muchas ganas y ansias de aprender acerca de la zapatería, un mundo totalmente desconocido para ellos hasta ese minuto. Bárbara Cantó, fundadora de Tada, los recibió con una pequeña charla de introducción al calzado. Preguntas como cuándo se inventó el primer zapato o para qué los usaban en la antigüedad,  fueron algunas de las preguntas que se le realizaron a los niños, donde quedamos positivamente asombrados con sus respuestas y conocimientos.

Una vez listos y familiarizados con la zapatería, dimos inicio a la actividad.
La primera etapa era conocer los cueros, sus características y las distintas herramientas para cortarlo. Con ayuda de patrones de corte, los niños fueron trazando las distintas piezas que formarían sus zapatillas de cuero. Cada uno escogió los colores y combinaciones que más les gustaron, expresando su creatividad y sus distintas personalidades, unos más tradicionales y otros más coloridos, pero todos con muchas ganas de aprender de éste oficio.

Ya recortadas sus piezas, los niños pasaron a la segunda estación de trabajo: las perforaciones. Con la ayuda de los  mentores del taller, los niños fueron perforando con caladores los distintos agujeros que más tarde servirían para pasar los hilos y unir las piezas por medio de la costura a mano, fomentando y desarrollando sus habilidades manuales y su motricidad fina.

Listos los agujeros, los niños se reunieron para coser su zapatilla. Apoyados en uno de nuestros mentores y con mucha destreza, comenzaron a coser a hilo y aguja, logrando interiorizar el por qué de la unión de éstas piezas y observando como comenzaba a darse forma su proyecto: Una zapatilla.

En una segunda instancia de costura, pero ésta vez con ayuda de una máquina de aparado y su operadora, los alumnos de 3ero básico observaron la costura de la plantilla y talón.

Y finalmente, pero no menos importante: El acabado y finalización de las zapatillas, obteniendo un resultado óptimo de su producto, posturas de elásticos, rematado de hilos  y los últimos detalles para que llevaran a casa un Tada hechos por ellos mismos.

Sin duda que éste taller le enseñó a los niños el proceso e importancia de mantener vivo el oficio de la zapateria, poder participar de actividades como éstas que fomentan su desarrollo psicomotor, su autonomía, habilidades sociales y artísticas y  además les ayuda a comprender que detrás de cada etapa hay un arduo trabajo que se hace con mucho amor. Pero también nos enseñó a nosotros a ser guías y poder entregar éstos conocimientos a las nuevas generaciones y así preservar oficios como la zapatería, generó una linda instancia donde compartir y aprender de cada uno de ellos.

Susana González, maestra Waldorf  guía de clase Aromo, nos comenta:

“A esta edad la inteligencia se educa por la realidad concreta; por lo tanto, el niño en su reciente sentimiento de unión con el mundo, necesita entender el proceso de las cosas que lo rodean. Al interiorizarse estos conocimientos, el día de mañana, el niño puede desarrollar una consciencia que le permita tener mejores relaciones con ellos mismos, los otros y el mundo.
El objetivo de este taller fue poner en práctica lo mencionado. Que los niños vivenciaran la experiencia de fabricar un zapato desde lo más básico como cortar el cuero, para luego, ensamblarlo, pegarlo y coserlo. Paso a paso esto fue dando al niño una internalización responsable del proceso, que según sus palabras fue una de las actividades más gratificantes hechas por ellos”. 
“Como de la nada construímos algo con amor y resultó en un zapato tan bonito” (reflexión final de los niños con sus corazones llenos por la tarea hecha”

Este taller finalizó con éste verso recitado por los niños:

“Terminado está mi primer quehacer
Lo que he aprendido hoy debe descansar
para que en mi prospere
Con atributos de fuerza, amor y sabiduría
Y así convertirme en la bendición de los hombres y de la tierra.”

Cabe destacar, que el colegio tiene por programa dedicado para sus alumnos para que estos aprendan oficios. Desde nuestro lugar, nos tocó muy de cerca esta actividad ya que cumple uno de nuestros sueños, el poder dejar una huella, enseñar este oficio y trasladarlo en el tiempo. Hemos puesto la primera semilla fundadora de esta primera versión de este encuentro de Zapatero por un día!

¡Gracias  alumnos de la clase Aromo , a Susana , al Colegio Waldorf Alexander  y a los instructores guías de Tada por haber participado del taller tan activamente de nuestro taller “Zapatero por un día”!

¿Deseas saber más de ésta actividad para tu colegio?

#Tadalovers
#Handmade
#Zapateroporundía

 

 

 

Consultas vía whatsapp